Turismo

Si Wagner no ser hubiera fijado en ella como sede de su Festival, Bayreuth sería conocida hoy en día como la ciudad de los Margraves y, más en concreto de Guillermina de Prusia, hija de Federico Guillermo I de Prusia. En 1731 se casó con Federico III, margrave de Brandeburgo-Bayreuth, y desde entonces en la ciudad se la conoce como Markgräfin Wilhelmine von Bayreuth (Margravina Guillermina de Bayreuth).

Poco interesada en la política, Guillermina se volcó en el arte y en el mundo intelectual, cambiando para siempre la fisonomía de Bayreuth gracias a sus palacios y parques.

Excepto alguna vista que obliga a salir de Bayreuth, la Ruta de los Margraves es una buena opción para llenar un par de mañanas, ya que muchas de las localizaciones de la ruta están muy cerca entre sí, y su tamaño es bastante accesible.

Ópera de los Margraves

Fachada de la Ópera de los Margraves. © Bayreuth.esFachada de la Ópera de los Margraves. © Bayreuth.es

La gran joya arquitectónica de Bayreuth es, sin duda, la Ópera de los Margraves (Markgräfliches Opernhaus). El propio Richard Wagner se quedó fascinado en su primera visita a la ciudad, en 1835, e incluso pensó, en ella como lugar para sus óperas, pero desechó la idea por las reducidas dimensiones de su escenario. Allí dirigió en 1872 la novena sinfonía de Beethoven para recaudar fondos para la primera edición del Festival.

Como uno de los mejores teatros barrocos de Alemania (y del mundo), en 2012 fue considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En 1994 fue utilizado como escenario en el rodaje de la película Farinelli.

Desde 2000 se celebró allí un Festival de Ópera Barroca. En su última edición, en 2009, se representó la ópera L'Huomo, con música de Andrea Bernasconi y libreto de la propia Guillermina.

Lamentablemente, en la actualidad la Ópera está en proceso de restauración, por lo que su excelsa sala principal no puede ser visitada, aunque sí otros interiores del teatro, con menor interés, todos los días de 9:00 a 18:00 (abr-sep) o de 10:00 a 16:00 (oct-mar), por 2,5 €.

Nuevo Palacio

Habitación del Palacio Italiano dentro del Neues Schloss. © Bayreuth.esHabitación del Palacio Italiano dentro del Neues Schloss. © Bayreuth.es

El Nuevo Palacio (Neues Schloss), residencia de los Margraves desde 1758, fue mandado construir por Guillermina tras el incendio que arrasó el Viejo Palacio años antes. Representa el máximo esplendor de lo que se ha llamado como el “Rococó de Bayreuth”.

De un diseño algo austero en su exterior, la propia Guillermina supervisó la decoración de los interiores. Destaca la Habitación de los Espejos y su Palacio Italiano, construido con posterioridad, y que está unido al Nuevo Palacio.

El Palacio puede visitarse libremente, pero la parte del Palacio Italiano (la más interesante del Neues Schloss) solo puede hacerse mediante visitas guiadas en alemán, cada media hora.

El precio de la entrada es de 5,5 €, y abre todos los días de 9:00 a 18:00 (abr-sep) o de 10:00 a 16:00 (oct-mar).

Jardín de la Corte

Canales del Hofgarten. © Bayreuth.es Canales del Hofgarten. © Bayreuth.es

El Jardín de la Corte (Hofgarten) se encuentra en la parte este del Nuevo Palacio, y servía de recreo para los Margraves. El parque, de unas 13 hectáreas, está dividido por un canal con diversas esculturas alegóricas y su vegetación ha ido cambiando a lo largo de los siglos, estando dominado en la actualidad por los robles. A finales del siglo XVIII, fue transformado en un parque de estilo inglés.

El Jardín es de acceso libre y gratuito durante todo el día, y en uno de sus laterales se encuentra Wahnfried y la tumba de Richard y Cosima. Por eso, es el mejor lugar para relajarse tranquilamente tras visitar la Casa Museo de Wagner.

Hermitage

Gruta Baja del Hermitage. © Bayreuth.esGruta Baja del Hermitage. © Bayreuth.es

El Hermitage es un conjunto de edificios palaciegos y jardines rodeados por el río Roter. Se encuentra a unos cinco kilómetros de Bayreuth, aunque puede llegarse cómodamente en el autobús de línea 303. Sus orígenes datan de 1616, y fue pasando entre varias generaciones de margraves hasta llegar a Guillermina, quien redecoró y restauró el lugar al gusto de la época.

Sus cerca de 20 hectáreas de bosques y jardines están salpicadas por esculturas, fuentes, canales y edificios por los que perderse tranquilamente en un paseo de un par de horas. Destaca sobre todo el Nuevo Palacio, mandado construir por Guillermina, dominado por el exuberante Templo del Sol.

Los jardines son de entrada libre y gratuita todo el año. Hay visitas guiadas en alemán al Viejo Palacio cada 45 minutos por 4,5 € (9:00 a 18:00, de abr-sep; 10:00 a 16:00, del 1-15 oct; resto del año cerrado), mientras que cada hora hay un espectáculo acuático en las fuentes del Nuevo Palacio (10:00 a 18:00) y en la Gruta Baja (10:15 a 17:15) de mayo a octubre.

Sanspareil

En la localidad de Wonsees, a unos 30 kilómetros de Bayreuth, se encuentra el Castillo Zwernitz, de finales del siglo XII. Sus jardines sirvieron siglos después como lugar de caza de los Margraves, que maravillados por el entorno y las curiosas formaciones rocosas lo denominaron “Sanspareil” (en francés, sin igual).

El paso de los siglos acabó arrasando la mayor parte de los edificios, que fueron demolidos en el siglo XIX. Permanece el Castillo, con una exposición de “La caza en tiempos de los margraves”, el Jardín de la Roca, con su teatro en ruinas, y el Palacio Oriental, cuyo patio interior está dominado por un haya.

Los jardines son de acceso libre y gratuito todo el año. El horario del Castillo y del Palacio Oriental, que cierra los lunes, es de 9:00 a 18:00 (abr-sep) y de 10:00 a 16:00 (1-15 octubre), y cerrado el resto del año. La entrada cuesta 3,5 €.

No hay una buena comunicación con Wonsees desde Bayreuth, por lo que Sanspareil solo es accesible con coche privado.

Palacio Fantasía

Jardines y Palacio del Parque Fantasía. © Bayreuth.esJardines y Palacio del Parque Fantasía. © Bayreuth.es

El Palacio Fantasía (Schloss Fantaisie) se encuentra en Eckersdorf, una pequeña localidad situada a 7 kilómetros de Bayreuth. Está justo al lado del Hotel Fantasía, donde Richard Wagner se alojó con su familia unos meses en el 1872.

Fue construido entre 1761 y 1763 como residencia de verano por la hija de Guillermina de Prusia, Isabel Federica Sofía, a la que el mismísimo Giacomo Casanova consideraba la mujer más bella de Alemania.

Actualmente en el Palacio se encuentra el Museo de la Jardinería, primero de toda Alemania dedicado al tema, mientras que sus alrededores están rodeados por jardines, fuentes y un lago al gusto de la época, que se entremezclan con el bosque de la zona.

Los jardines son de acceso libre y gratuito todo el año, con espectáculo acuático de mayo a octubre de 9:00 a 18:00 cada hora. El Museo de Jardinería (apto solo para los muy devotos del tema) abre de martes a domingo, de 9:00 a 18:00 (abr-sep) y de 10:00 a 16:00 (1-15 oct), mientras que el resto del año está cerrado. El precio de la entrada es de 3,5 €.

Iglesia y Torre del Palacio

Torre del Palacio. © Bayreuth.esTorre del Palacio. © Bayreuth.es

La Iglesia del Palacio (Schlosskirche und Schlossturm), con su torre octogonal, es uno de los símbolos arquitectónicos de Bayreuth, marcando el perfil urbano del centro de la ciudad. Fue mandada construir en 1753 por el margrave Federico y su esposa Guillermina, donde descasan los restos de ambos. De su luminoso interior destaca el estucado del italiano Giovanni Battista Pedrozzi.

El 4 de agosto de 1886, Anton Bruckner tocó el órgano de la iglesia en el funeral de Franz Liszt, fallecido días antes.

Hoy en día, el templo sigue albergando conciertos de órgano, algunos de ellos en época del Festival. El coste de la entrada es de 1 € y es posible realizar una visita guiada, con cita previa.

Viejo Palacio

Viejo Palacio. © Bayreuth.esViejo Palacio. © Bayreuth.es

El Viejo Palacio (Altes Schloss) se levantó por primera vez en el siglo XIII, y a lo largo de los siglos ha sido reconstruido en numerosas ocasiones. En 1753 un incendio destruyó todo el edificio, y fue la excusa para que los margraves construyeran el Nuevo Palacio, a escasos 200 metros. En tiempos más recientes, fue bombardeado durante la II Guerra Mundial y nuevamente restaurado, lo que justifica el perfecto estado en el que se encuentra.

Actualmente su interior alberga la oficina de Hacienda, por lo que el edificio suele tener mayor atractivo para los turistas que para los lugareños.

Palacio y Jardín Barroco de Abedules

El margrave Christian Ernst construyó este pequeño palacio (Barockgarten Schloss Birken) como Casa de Te entre 1687 y 1692, al sur de Hofgarten. En fechas recientes ha sido restaurado, recuperando su forma original.

Actualmente aloja la mayor colección de arte privada relacionada con los Margraves de Bayreuth, gestionada por la casa de subastas Peter Rothenbücher, que tiene allí su sede.

Es posible contratar una visita guiada de tres horas de duración que recorre, además del Birken, el Palacio Thiergarten y el Palacio Schreez, separados entre sí unos 10 kilómetros.