Festspielhaus

Fanfarria desde el balcón del Festspielhaus. © Bayreuth.esFanfarria desde el balcón del Festspielhaus. © Bayreuth.es

Los entreactos en el Festival se prolongan una hora, duración poco habitual en otros teatros, donde lo normal son 15 o 30 minutos. Además, el teatro cierra durante los descansos, y nadie puede quedarse en su interior.

Afortunadamente los alrededores del recinto son unos encantadores jardines que, si no llueve, son el lugar perfecto para retomar fuerzas en los entreactos.

A pocos metros del teatro se encuentra el restaurante Steingerberger, donde tomar una bebida o aprovechar, en el segundo entreacto, para cenar. Eso sí, las consumiciones son bastante caras, y sirva como referencia que un botellín de 500 ml de agua cuesta 7 euros.

Subiendo unos 100 metros más por la colina del Festspielhaus, en su parte noroeste se llega al Walhall Lounge, cuyo menú especial durante el Festival se cotiza en 66 €.

Por último, los más veteranos del Festival se conocen bien el Mohren Bräu, en la Calle Tristan, nº8, a escasos 300 metros del Festspielhaus, que recibe con gusto a todos los aficionados durante los entreactos, con unas consumiciones a mitad de precio que en el Steingerberger. Su peculiar dueño mantiene informado en todo momento del tiempo restante para que se reanude la función.

Y en los entreactos también se puede disfrutar de unas de las cosas que hacen único al Festival. ¿Cómo se avisa a los aficionados de que la función se va a reanudar? En el balcón principal del teatro aparecen varios músicos de la sección de metales e interpretan una fanfarria de aviso una vez, cuando quedan 15 minutos; dos veces, cuando quedan 10; y tres veces, cuando quedan 5 minutos para la reanudación.

El tema interpretado por los músicos desde el balcón corresponde a un leitmotive del acto que se va a representar a continuación.